Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Puede especular con bitcoins, pero no invertir

Ante la imposibilidad de establecer un margen de seguridad para un activo como el bitcoin, es mejor que el inversor se olvide de él.

Fernando Luque 14/12/2017

En estos últimos meses me han llegado muchas preguntas sobre si merece la pena comprar bitcoins. Me he atrevido a exponer mis ideas en este artículo. La versión corta sería: uno puede especular con bitcoins, pero no creo que sea una buena idea invertir en esta criptomoneda o en cualquier otra.

Ahí va mi razonamiento. Pocos dudan de que comprar bitcoins tiene un alto grado de especulación. Basta mirar el gráfico de algún ETN relacionado con la criptomoneda para darse cuenta de ello. No hay nada malo en especular. Dicho esto, es difícil decir si es una “buena” especulación o una “mala” especulación. Es casi un ejercicio binario: o sale bien o sale mal, o se gana o se pierde. Se suele decir, y con razón, que sólo hay que especular con el dinero que uno está dispuesto a perder. Teniendo claro esto, por supuesto, que puede tener sentido especular con bitcoins, de la misma manera que puede tener sentido especular con un ETF de cuádruple apalancamiento. Es especulación pura y dura.

Pero invertir es algo muy distinto. Hay muchas definiciones para el concepto de inversión. La mía es una definición más bien práctica: cualquier inversión debe permitir conseguir un objetivo financiero en un plazo establecido (puede ser a largo plazo, pero también a medio o corto plazo, por qué no) con un cierto margen de confianza.   

La idea clave evidentemente es el del margen de confianza. Si uno dispone de 20.000 euros y tiene como objetivo financiero conseguir un capital de 1.000.000 euros en 10 años, y para ello invierte esa cantidad de dinero en un activo financiero (o no), el margen de confianza es bastante bajo: supone conseguir una rentabilidad de casi el 50% anual, algo muy poco probable con los activos tradicionales no apalancados.

Uno puede decirme que ese objetivo se hubiera podido alcanzar comprando bitcoins hace 2 o 3 años. Sí, pero eso es un análisis ex-post, es decir después de saber que el bitcoin ha tenido una revalorización estratosférica en ese periodo de tiempo. Lo que cuenta cuando uno invierte es lo que pasará de aquí al futuro. ¿Alguién puede asegurarme, con cierto margen de seguridad, que el bitcoin obtendrá rentabilidades similares de aquí a 2 años o 3?

Y, ¿cómo sabe uno si el margen de confianza es suficiente o no? No hay ninguna fórmula secreta para ello. Depende de las expectativas de rentabilidad futura, las cuales dependen ellas mismas de las condiciones actuales de cada uno de los mercados de activo. En renta fija, por ejemplo, es muy difícil que un fondo de renta fija euro diversificada pueda dar rentabilidades del 5% anual en los próximos 10 años. La dinámica de bajadas de tipos que hemos tenido en la última década no se volverá a repetir en el futuro. En renta variable, también podemos decir que es poco probable que veamos subir al S&P 500 un 15% anual (en dólares) en los próximos 5 años como lo ha hecho en los últimos años.

Si proyectamos una rentabilidad del 15% anual para nuestro patrimonio a medio-largo plazo es probable que nos quedemos corto en cuanto a alcanzar nuestro objetivo financiero. Pero si establecemos, por ejemplo, una rentabilidad del 2% anual para la renta fija y del 5% anual para la renta variable de cara a los próximos 10 años, es más probable que alcancemos nuestro objetivo.

Ese ejercicio es el que es muy difícil hacer con el bitcoin. Primero porque el historial de rentabilidad es extremadamente corto y, segundo, porque es imposible relacionar la rentabilidad futura del bitcoin con un elemento generador de esa rentabilidad (como los tipos de interés para la renta fija, la rentabilidad por dividendo o las valoraciones para la renta variable; etc). Ante esa incertidumbre o, mejor dicho, imposibilidad de establecer un margen de seguridad para un activo como el bitcoin, es mejor que el inversor se olvide de él. 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es