Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Planes de pensiones en los que no invertiría

Hay ciertos planes de pensiones que el inversor haría bien en evitar...

Fernando Luque 15/11/2017

Poco a poco nos estamos acercando a la campaña de Navidad de los planes de pensiones y como cada año habrá gente que se haga la típica pregunta de en qué plan merece la pena invertir. No es mi intención hacer una recomendación de cartera, orientando a los partícipes o futuros partícipes hacía un tipo específico de producto. Dicho esto, sí que les diré los cinco grupos de planes en los que (yo, personalmente) nunca invertiría.

El primer grupo es el compuesto por los planes caros, o dicho de otra forma, con comisiones por encima de la media e sus respectivas categorías. En Morningstar siempre hemos mantenido la opinión de que, si uno duda entre dos productos financieros similares, lo más recomendable y sensato es elegir el más barato. Y en el caso de los planes de pensiones esta máxima cobra aún más importancia por dos motivos: primero, porque los partícipes suelen mantener la inversión a más largo plazo que en otros productos financieros; y, segundo, porque las diferencias de comisiones entre unos planes y otros es más acuciada que en otros productos financieros.

En segundo lugar, no invertiría ahora mismo en planes de pensiones 100% renta fija. El motivo es la valoración. Uno puede discutir durante mucho tiempo si las bolsas están caras, muy caras o correctamente valoradas (hay argumentos para todos los supuestos), pero con el nivel de tipos de interés que tenemos ahora mismo y el nivel de costes que tienen los planes de renta fija, es poco probable que ofrezcan una rentabilidad adecuada tanto a corto, a medio como a largo plazo.

El tercer grupo de planes que evitaría son aquellos planes que sistemáticamente han obtenido una rentabilidad por debajo de la media de su categoría. Es cierto que puede haber un buen motivo para que un plan se haya en una situación como esta, pero lo más probable es que sea bien por unos costes superiores a la media, bien por una mala gestión, bien por estas dos razones al mismo tiempo.

En cuarto lugar, no conviene invertir en planes que no correspondan con nuestro horizonte temporal. ¿Qué significa esto? Significa que no hay que invertir, por ejemplo, a largo plazo con instrumentos financieros de corto plazo como pueden ser planes monetarios, o evitar planes garantizados si el vencimiento de la garantía no coincide con el momento en el que tenemos pensado recuperar el dinero ahorrado (que no debe por qué coincidir con el momento de la jubilación).

Por último, pero no por ello menos importante, no invertiría en planes poco diversificados. A diferencia de los inversores en fondos de inversión, los partícipes en planes de pensiones suelen invertir en pocos productos. De ahí, la necesidad de que estas inversiones estén diversificadas.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es