Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Mi reflexión sobre el caso Banco Popular

Aunque el fondo de inversión, por ley, tiene que tener una cartera diversificada, eso no lo aísla de posibles pérdidas importantes

Fernando Luque 27/06/2017

Que conste antes de nada que en Morningstar (ni yo personalmente) no tenemos ningún a priori favorable o desfavorable respecto a un determinado tipo de inversión frente a otro. No nos gustan más los fondos de inversión que las acciones o las acciones más que los planes de pensiones. Pensamos que hay buenos productos (fondos, acciones, planes de pensiones) y malos productos. Por lo tanto, mi reflexión sobre el caso Banco Popular no va en el sentido de decir: “es mejor invertir en un fondo de inversión que en una acción porque el riesgo en un fondo de inversión es mucho menor”. Creo que se puede constituir una cartera de acciones, bien seleccionadas, que sirva perfectamente para hacer crecer un patrimonio a largo plazo. Pero lo que más me ha llamado la atención de los casos que la prensa ha comentado sobre la quiebra del Banco Popular y su compra por parte del Banco Santander es que, aparentemente, muchos tenían invertido TODO su patrimonio en acciones del Popular.

No soy yo el que diga que “esto se veía venir”. No. No lo he visto venir y me sorprendió mucho que de la noche a la mañana las acciones del Banco Popular valgan cero. No soy el único, por cierto, que no lo haya visto venir. Algunos gestores de fondos y Sicavs también se han visto atrapado con acciones del Popular en cartera. No es un reproche. A posteriori todo es más fácil de analizar. El valor liquidativo de la cartera se verá afectado en mayor o menor medida, pero no será nada dramático comparado con la situación de aquellas familias que lo han perdido todo.

Si hay una lección que sacar de este caso es que tener todo su patrimonio en un solo valor no es invertir. Es especular. Puede salir muy bien, pero también puede salir muy mal. Es jugársela a una carta. Y lo que digo sobre el Popular es extrapolable a cualquier activo financiero, incluso fondos de inversión.

Es cierto que el fondo de inversión, por ley, tiene que tener una cartera diversificada, pero eso no lo aísla de posibles pérdidas importantes. Eso sí, no conozco ningún fondo (registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores) que haya perdido el 100% de su valor de la noche a la mañana. Pero fondos que han perdido un 60 o 70% de su valor en pocos meses sí que hay muchos casos al respecto. Por ejemplo, si analizamos el universo de fondos españoles de renta variable, la pérdida máxima en 6 meses alcanzó el 35% entre septiembre del 2008 y febrero del 2009. Pero hubo fondos que perdieron en ese corto espacio de tiempo más del 50% de su valor y algunos hasta el 60%. Así que conviene una vez más recordar que tener todo su patrimonio en un solo valor o en un solo fondo, o en un solo tipo de fondos, es correr un riesgo que puede tener, en algunos casos, consecuencias dramáticas.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es