Camino hacia MiFID II: Más allá del rating de estrellas

En la selección de fondos hay que ir más allá del simple análisis de rentabilidad y riesgo pasados

Fernando Luque 01/06/2017

En el capítulo anterior abordamos la problemática de la selección de fondos dentro de una cartera ya establecida en cuanto a distribución por tipos de activos. Indicamos que una primera guía para el inversor o el asesor podía ser utilizar los ratings de estrellas que publicamos cada mes en nuestra página web. La pregunta que uno puede hacerse es si los ratings son buenos predictores de la rentabilidad futura; o dicho de otra forma si el hecho de elegir un fondo cinco estrellas “garantiza” que el fondo se comportará mejor que la media de su categoría en el futuro.

La respuesta corta es NO. El rating de estrellas, como hemos mencionado, es un rating retrospectivo: analiza la rentabilidad y el riesgo pasados, no la rentabilidad y el riesgo futuros. Teniendo en cuenta esta advertencia, resulta curioso que muchos inversores institucionales sigan basándose en esta métrica para seleccionar sus fondos.

Por ejemplo, si nos retrotraemos cinco años atrás y analizamos los fondos de renta variable de la Zona Euro dsitribuidos en Europa y los clasificamos en función del rating a 5 años que tenían en aquella época (el 30/4/2012), ¿qué grupo ha obtenido los mejores resultados en estos últimos 5 años, del 30/4/2012 al 30/4/2017?

La respuesta figura en la ilustración siguiente. Los fondos que tenían cinco estrellas consigueron los peores resultados.

No quiero decir con este ejemplo que el rating de estrellas no tenga ningún valor. Sí que lo tiene. Primero, sirve, obviamente, para analizar el resultado obtenido por un determinado gestor a lo largo de los últimos meses y año. Segundo, sirve para identificar fondos que han tenido un comportamiento muy por debajo del resto de sus competidores en el pasado. El hecho de que un fondo obtenga sistemáticamente el rating más bajo a lo largo de los años puede ser sintomático de algún problema, por ejemplo, una mala gestión o unas comisiones excesivamente altas.

Uno podría pensar que para analizar un fondo no hay otra alternativa que mirar su comportamiento pasado. No es cierto. Es posible analizar un fondo, de forma prospectiva, pensando en cómo lo puede hacer en el futuro en comparación con sus competidores. Con ese objetivo hemos desarrollado en Morningstar el Analyst Rating, un rating en gran parte cualitativo.

Un fondo lo hará bien en el futuro no sólo si ha demostrado que en el pasado ha podido batir a sus rivales (el análisis del comportamiento pasado es, sin duda, un aspecto a tener en cuenta en el análisis), sino que también dependerá de la consistencia en el proceso de inversión, de la estabilidad del equipo gestor, de lo mucho o poco que está alineada la entidad gestora con los intereses de sus partícipes, o de los gastos totales que cobra a los inversores, por citar algunos de los factores que toma en cuenta el equipo de análisis de fondos de Morningstar al atribuir sus medallas (Gold, Bronze, Silver, Neutral o Negative) a los fondos analizados.

La gran pregunta es si este análisis cualitativo (que se aplica tanto en Estados Unidos como en Europa y Asia) ha producido resultados satisfactorios para los inversores. Para dilucidar esta cuestión hemos realizado el siguiente estudio.

De los casi 2.000 fondos analizados repartidos en función del rating cualitativo tal cómo muestra la ilustración adjunta (se aprecia un cierto sesgo hacia fondos con rating positivo, pero se debe a que el objetivo de esta valoración es, precisamente, identificar fondos “interesantes” para los inversores), hemos calculado el alfa medio anualizado frente a sus competidores en periodos de 5 años, entre marzo de 2002 y marzo de 2017. La conclusión salta a la vista: fondos con rating positivo (y especialmente aquellos que consiguen un “Gold”) obtienen mejores resultados que fondos con un rating “Negative” o “Neutral”.

El estudio vendría a demostrar el carácter prospectivo de nuestro Analyst Rating y es desde luego uno de los elementos esenciales que tomamos en cuenta a la hora de construir carteras de fondos.

 

Artículos anteriores sobre nuestro Camino hacia MiFID II:

Camino hacia MiFID II: ¿qué tipo de inversor es usted?

Camino hacia MiFID II: ¿conseguirá su objetivo financiero?

Camino hacia MiFID II: ¿Qué tiene el cliente en cartera?

Camino hacia MiFID II: ¿Qué fondos elegir?

 

Si quiere saber más sobre MiFID II visite nuestro sitio dedicado a ello

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies