Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

China: el impacto de la urbanización

Urbanización y crecimiento económico han estado ligados desde la creación de la República Popular de China en 1949

Daniel Rohr, CFA 06/04/2017

La urbanización y el crecimiento económico han estado vinculados desde la fundación de la República Popular de China en 1949. Durante los primeros 30 años, bajo el gobierno del Partido Comunista, China apenas experimentó estos dos fenómenos. En 1960, el 20% de la población de China vivía en ciudades; dos décadas más tarde, en 1980, el porcentaje era del 19%. Luego, cuando la planificación central y el estancamiento dieron paso a las reformas y al crecimiento, China se urbanizó a un ritmo espectacular. Según cifras oficiales, la población urbana del país aumentó de 191 millones en 1980 a 793 millones en 2016, elevando la tasa de urbanización al 57%.

La narrativa sobre la era de la reforma en China sugiere una fuerte conexión entre la urbanización y el crecimiento económico. Pero la medida en que la urbanización ha causado crecimiento económico, o viceversa, está lejos de ser obvia. Correlación no significa causalidad.

Más bien, la urbanización y el crecimiento económico pueden considerarse como subproductos de la migración laboral del sector agrícola rural a los sectores industriales y de servicios en gran medida urbanos. Mover a los trabajadores de las granjas a las fábricas aumenta la productividad, expande la producción económica y urbaniza a la población.

Este proceso tiende a perder fuerza a medida que un país progresa en la escala de ingresos. Los países de bajos ingresos, con muchos trabajadores agrícolas, pueden obtener enormes ganancias de productividad al transferir mano de obra de las granjas a las ciudades. Los países con ingresos medios, con sectores más pequeños de su mano de obra dedicada a la agricultura, no pueden hacerlo. En consecuencia, la migración laboral y la urbanización tienden a disminuir a medida que aumentan los ingresos.

urbanisation has been a defining feature of China's growth story

China parece estar cerca de agotar el aparentemente ilimitado pool de "excedente" de mano de obra rural que impulsó la rápida urbanización y los aumentos de productividad en la era de las reformas. La economía china es mucho menos dependiente de la agricultura que cuando el proceso de urbanización comenzó seriamente. En 2016, la agricultura representaba menos del 9% del PIB de China, bastante típico de un país de ingresos medios. Después de la migración masiva de las zonas rurales a las zonas urbanas en las últimas décadas, una parte mucho menor de la mano de obra de China se dedica a la agricultura, probablemente un 20% sobre la base de estudios académicos que se ajustan al recuento del empleo agrícola en las estadísticas oficiales.

Los datos sobre la mano de obra migrante también sugieren que el excedente de mano de obra rural de China se está secando. La migración laboral ha disminuido significativamente en los últimos años a 4,2 millones en 2016 desde una media de unos 10,9 millones en 2010-12. El envejecimiento de la mano de obra migrante apunta a una conclusión similar. La población de trabajadores migrantes menores de 30 años ha estado disminuyendo desde 2008, pasando de 104 millones a 92 millones. En este caso, los datos parecen apoyar la evidencia de una distribución de edades en U en las aldeas rurales en China: muchos niños y adultos mayores, pero sin adultos jóvenes en el medio.

La tendencia a la desaceleración de la urbanización en los países de ingresos medios como China también es evidente en la relación global entre ingresos y urbanización. El vínculo entre la urbanización y los ingresos no es lineal. Un país que duplica su PIB per cápita de 2.500 dólares a 5.000 dólares probablemente experimente un aumento del 31% en su población urbana. El duplicar de nuevo los ingresos hasta los 10.000 dólares viene acompañado de un crecimiento del 24% en la población urbana. Duplicar de nuevo genera un aumento del 19% en los urbanitas y el siguiente, un aumento del 16%. Durante los últimos 30 años, China atravesó la parte más abrupta de la curva de ingresos-urbanización a medida que pasaba de un estado de ingresos bajos a uno de ingresos medios. De aquí en adelante, el país se moverá a lo largo de la porción más plana.

urbanisation will slow as China traverses flatter portion of income-urbanisation curve

Aunque el proceso de mover a los agricultores a las ciudades y las fábricas está lejos de haberse terminado, es probable que se ralentice en los próximos 10 años. En consecuencia, esperamos que China continúe urbanizándose, pero a un ritmo de desaceleración. Proyectamos un crecimiento de la población urbana de alrededor de 100 millones en los próximos 10 años; una cifra enorme, pero considerablemente inferior a la expansión de 209 millones de los últimos 10 años.

Aunque un menor número de migrantes se trasladará a las ciudades, la calidad de vida de quienes lo hacen probablemente será mejor. Las reformas del sistema de registro de hogares, o hukou, verán que más de 245 millones de inmigrantes no registrados de China tendrán acceso a los servicios de salud, educación y pensiones financiados con fondos públicos y consumirán cada vez más como urbanitas.

Pero la reforma de hukou probablemente será lenta y desigual. La extensión de los derechos plenos e inmediatos a todos los trabajadores migrantes y sus familias sería impopular para muchos residentes urbanos registrados. Las escuelas públicas y los hospitales no estarían preparados para dar cabida a un aumento masivo en el uso del sistema. Los gobiernos locales se resisten a asumir el coste, estimado entre 1,2% y 4,5% del PIB por año. También hay temores de que la liberalización total pueda desencadenar una inundación de la migración hacia las zonas urbanas, interrumpiendo la estabilidad social, y aumentando de forma drástica la capacidad de servicio y los problemas de costes.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Daniel Rohr, CFA  Daniel Rohr, CFA, is a senior securities analyst at Morningstar.