Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Para batir a la media, ¿mejor un fondo o un ETF?

Pensar que invirtiendo en un ETF en lugar de un fondo vamos a batir sistemáticamente a la media del mercado es una falacia

Fernando Luque 20/02/2017

Batir a la media de su categoría es un objetivo que pretende alcanzar cada fondo de inversión dentro de su respectiva categoría. Si analizamos periodos de 12 meses, es obvio que a ese plazo sólo la mitad de los fondos consiguen alcanzar ese objetivo. Para muchos inversores parecerá un objetivo fácil de conseguir. Pero si queremos que nuestro fondo bata consistentemente a la media del mercado, digamos en los últimos 10 años, lo cierto es que es muy poco probable que el fondo que hayamos comprado pueda conseguirlo.

Por ejemplo, si nos centramos en una categoría como la de Renta Variable Zona Euro hay tan sólo 1 fondo (de 179 que tienen al menos 10 años de antigüedad y disponibles a la venta en España) que ha logrado batir a la media de la categoría en cada uno de los 10 años naturales que van del 2007 hasta el 2016. Se trata del Schroder ISF Euro Equity I, con rating Silver por parte de nuestros analistas. Desgraciadamente, no es una clase que está al alcance de los inversores particulares ya que está reservada para inversores institucionales. La clase “retail” de este mismo “sólo” bate a la media de la categoría en 6 de los últimos 10 años (lo que demuestra una vez más la importancia de las comisiones).

Si calculamos, para cada fondo de esta categoría, el número de veces o de años que ha batido a la media en estos últimos 10 años, y hacemos la media de las puntuaciones de todos los fondos, obtendríamos un 5,4.  

Pero, ¿obtendríamos un mejor resultado si en lugar de invertir en un fondo lo hubiéramos hecho en un ETF? Si le hacemos esta pregunta a cualquier inversor la respuesta probablemente sea afirmativa. Los ETFs tienen la imagen, para el público en general, de que baten ampliamente a la media de los fondos gracias a sus menores comisiones.

Para responder a esta pregunta, hemos hecho los mismos cálculos para los ETFs de renta variable de la Zona Euro y los hemos comparado con los datos obtenidos para los fondos. Los resultados obtenidos figuran en la tabla adjunta. Los porcentajes representan el porcentaje de fondos o ETFs que se sitúan por encima de la media en cada uno de estos últimos 10 años.

Vemos en la columna media que a nivel individual los ETFs consiguen un resultado ligeramente superior a los fondos. Es decir, si calculamos el número de veces que los ETFs baten a la media de la categoría en cada uno de estos últimos 10 años y calculamos la media de todos ellos, obtenemos un resultado (5,8) ligeramente por encima de la nota obtenida por los fondos en su conjunto (5,4).

Pero hay otras observaciones interesantes. Primero, el número de años en los que el número de productos se sitúa por encima de la media es más alto en el caso de los fondos (7) que en el caso de los ETFs (6). Segundo, la variabilidad respecto a la media es mucho más alto en el caso de los ETFs que en el de los fondos. Es decir, hay años en los que el porcentaje de ETFs que ha conseguido superar a la rentabilidad media de la categoría ha sido muy alto (100% en el 2014 y 89% en el 2011), pero también hay años en los que el porcentaje de fondos que no ha logrado batir a la media ha sido igualmente muy alto (como en el 2015 0 2012). Esas grandes diferencias de rentabilidad vienen en muchos casos dictadas por el estilo de inversión de los ETFs. Dicho de otra forma, por lo menos en la categoría de Renta Variable Zona Euro, los ETFs tienen un estilo de inversión mucho más marcado que los fondos. Hay ETFs, por ejemplo, que son claramente de estilo “value” (como el iShares EURO Total Market Value Large) y otros claramente de estilo “growth” (como el Lyxor MSCI EMU Growth ETF).

Conclusiones

Si tuviera que sacar unas conclusiones prácticas a este pequeño estudio diría que…

  • Pretender batir consistentemente a la media de su categoría es pedir peras al olmo.
  • Pensar que invirtiendo en un ETF en lugar de un fondo vamos a batir sistemáticamente a la media del mercado es una falacia.
  • El comportamiento relativo del fondo o del ETF dependerá en gran medida de su estilo de inversión.
  • A largo plazo los costes son importantes.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es