Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Una mala estrategia

Un reciente estudio muestra que elegir fondos sólo en base a la rentabilidad de los últimos tres años no es una buena estrategia

Fernando Luque 18/01/2017

En la industria de fondos de inversión hay una regla tácita que consiste en fijarse en las rentabilidades que ha conseguido el fondo en los últimos tres años para de alguna forma valorar su trayectoria. Si el fondo lo ha hecho bien en ese periodo, entonces es un “buen” fondo; si lo ha hecho mal está descartado. ¿Por qué tres años? Probablemente porque tres años corresponden a 36 meses y con 36 datos el análisis es ya, como dicen los expertos, “estadísticamente significativo” (se considera que utilizar menos de 30 datos es poco significativo).

Pero, ¿es una buena estrategia comprar fondos que lo han hecho bien respecto a sus competidores en los últimos 3 años y descartar los que lo han hecho mal? Un reciente estudio “The Harm in Selecting Funds That Have Recently Outperformed” (pinche aquí para leerlo) realizado en Estados Unidos llega a la conclusión de que no.  

El estudio se realizó desde enero del 94 hasta diciembre del 2015 sobre el universo de fondos activos estadunidenses de renta variable USA. Los investigadores construyeron 3 carteras. La llamada “winner strategy” o “estrategia ganadora” compuesta por los fondos (cada uno tiene el mismo peso) que al principio de cada periodo de 3 años se han situado en el primer décil en función de la rentabilidad ajustada al riesgo. Al final del periodo de 3 años se reconstruye la cartera en base a ese criterio. También se construyó una cartera “median strategy” o “estrategia media” compuesta por los fondos situados entre el percentil 45 y el 55 en función de la rentabilidad ajustada al riesgo. Los investigadores también hicieron una “cartera perdedora” o “loser strategy” que solo invierte en los “peores” fondos (último decil) en términos de rentabilidad ajustada al riesgo.

El resultado es el que aparece en la siguiente ilustración. La cartera supuestamente ganadora obtiene una rentabilidad por debajo de la cartera perdedora.

La conclusión a la que podemos llegar es que centrarse exclusivamente en la rentabilidad en un periodo concreto no aporta mucho valor a la hora de seleccionar fondos. Desde nuestro punto de vista, de hecho, el análisis de la rentabilidad es sólo uno de los aspectos que tenemos en cuenta para atribuir nuestras medallas (Gold, Silver, Bronze) y no es el más importante. Tienen más relevancia aspectos como los costes, el gestor o el proceso de inversión. 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es