Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

La ciclicidad de los factores

La historia muestra que es difícil anticipar qué factor lo hará mejor que los demás

Fernando Luque 17/01/2017

En un artículo anterior explicábamos las diferencias entre los distintos factores que pueden explicar la rentabilidad de un fondo de inversión o ETFs. También mostramos cómo a largo plazo estos factores, de forma individual, habían batido claramente al mercado a largo plazo.

Pero también es fundamental entender que en periodos cortos de tiempo estos factores suelen comportarse de forma muy distinta y si analizamos las rentabilidades alcanzadas en cada uno de estos últimos años veremos que no siempre han sido los mismos factores los que mejor se han comportado. Por ejemplo, el año pasado, como hemos mencionado en nuestro último barómetro de mercado, el value ha batido al growth, el tamaño también ha sido importante en la medida en que los small caps lo han hecho en general mejor que los large caps, sobre todo en Estados Unidos después de la victoria de Donald Trump. También hemos asistido a una primera parte del año en la que los valores de baja volatilidad han superado ampliamente al mercado para luego desinflarse.

Esta variabilidad en la rentabilidad, evidentemente, no sólo se aplica a los factores, sino también a los tipos de activos, los sectores, etc.

La tabla 1 adjunta muestra la rentabilidad (en dólares USA) de los ETFs que hemos utilizado como proxy para los distintos factores que podemos identificar. Hay, desde luego, diferencias de rentabilidad entre los factores analizados a nivel académico y la rentabilidad de estos ETFs, pero so,n a nuestro juicio, buenas opciones para aquellos inversores que quieran tomar exposición a alguno de los factores mencionados. 

Los ETF que hemos elegido están centrados en Estados Unidos (más adelante veremos cómo invertir en factores con un sesgo europeo), pero muestran que, aunque a largo plazo, suelen batir al mercado (vea abla 2), algunos pueden sufrir largos periodos de mal comportamiento relativo. Es el caso por ejemplo de algunas estrategias orientadas hacia el dividendo que en el periodo de análisis (ene 2007 – nov 2016) se han quedado por debajo de la rentabilidad del mercado en su conjunto, representado por el Vanguard Total Stock Market ETF (VTI). Otras estrategias , como el “equal weighting” (que consiste en dar el mismo peso a los valores que forman el índice), han tenido una pérdida máxima superior al mercado.

Conclusiones

Los factores son cíclicos. Experimentarán periodos de mejor pero también de peor comportamiento relativo respecto a los otros factores así como respecto al mercado en su conjunto. No hay dos ciclos idénticos, por lo que es difícil identificar el factor que mejor se comportará en el siguiente periodo. Intentar hacer “timing” a nivel de factores es, por lo tanto, un ejercicio complicado.

En determinados momentos entrarán en una fase de peor comportamiento relativo que puede prolongarse mucho más de lo que dura la paciencia de los inversores. También suele ocurrir que muestren un comportamiento relativo muy por encima del mercado durante un periodo corto de tiempo, como ocurrió con el value después del pinchazo de la burbuja tecnológica. Anticipar esos periodos es llanamente imposible.

Como siempre una adecuada diversificación entre los distintos factores individuales es probablemente la mejor opción para el inversor o optar por un ETF multifactorial. Los analizaremos en las próximas entregas.

Síganos en Twitter via @MorningstarES 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es