Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

¿Cómo han reaccionado los mejores gestores de bonos a Trump?

Analizamos cómo han reaccionado tres de nuestros mejores gestores de fondos de bonos tras la victoria de Donald Trump

Shannon Kirwin 22/12/2016

La reacción del mercado ante la inesperada victoria de Trump ha sido rápida. Los rendimientos de los bonos del Tesoro americano así como las expectativas de inflación repuntaron ya que los inversores han incorporado la perspectiva de mayores recortes de impuestos y mayores gastos de infraestructura en Estados Unidos. Al mismo tiempo, los rendimientos de los mercados emergentes también subieron y la mayoría de las monedas de los mercados emergentes se contrajeron frente al dólar estadounidense, reflejando las preocupaciones de que Trump pudiera seguir con su campaña proteccionista.

A pesar de las turbulencias que se han producido a corto plazo, el equipo de análisis de fondos de Morningstar no ha cambiado ninguna calificación de los fondos medallistas que cubre. Nuestras calificaciones de Bronze, Silver y Gold se basan en nuestra convicción de que los equipos de gestión con un sólido procesos de inversión pueden batir al mercado en el largo plazo.

Aún así, es interesante ver cómo algunos fondos de renta fija con Analyst Rating positivo han sorteado las turbulencias del mes pasado. Hemos analizado tres gestores de fondos de bonos globales y dos gestores de fondos de deuda de mercados emergentes para ver cómo han resistido la tormenta y cómo están posicionando sus fondos tras los inesperados acontecimientos políticos.

Las respuestas de los gestores reflejan sus estilos de inversión

El fondo PIMCO GIS Global Bond, con calificación Bronze, está gestionado por el responsable global de renta fija de la firma, Andrew Balls, el cual aprovecha su amplia experiencia en deuda pública, crédito y monedas. Aunque el fondo cubre la mayor parte de su exposición cambiaria al dólar estadounidense, la cartera suele incluir pequeños pesos en algunas pequeñas apuestas en divisas fuera del índice de referencia.

Antes de la victoria de Trump, Balls y su equipo moderaron las exposiciones del fondo a las monedas de los mercados emergentes que podrían ser más golpeadas por un aumento de las políticas comerciales proteccionistas americanas, recortando la pequeña participación del fondo en el peso mexicano al mismo tiempo que incrementó sus posiciones cortas en algunas monedas asiáticas con fuertes vínculos comerciales con China.

Esto no ha sido suficiente para compensar las posiciones largas del fondo en las monedas brasileña y rusa, pero la infraponderación en duración del fondo y el 7% de participación fuera del benchmark en bonos ligados a inflación ayudaron a mantenerse en línea con aquellos competidores cubiertos a dólares en noviembre, obteniendo una rentabilidad del 1,7% en el mes de noviembre.

Después de las elecciones, Balls ha mantenido esas sobre e infraponderaciones, reduciendo al mismo tiempo la participación del fondo en bonos del gobierno francés, argumentando que el país con próximas elecciones presidenciales probablemente genere mayor volatilidad en los próximos meses.

El fondo Loomis Sayles Global Opportunistic Bond, también con rating Bronze, gestionado por Kenneth Buntrock, David Rolley, Scott Service y Lynda Schweitzer, invierte en una amplia gama de sectores del mercado, incluidos bonos corporativos de alto grado de inversión y divisas emergentes. Después de aumentar la exposición del fondo a bonos corporativos hasta aproximadamente el 40% de los activos en el verano de 2016, el equipo se volvió cada vez más cauteloso ante la volatilidad potencial del mercado, en parte debido a las próximas elecciones, y recortó esa participación al 30%, aunque todavía representa una sobreponderación en comparación con la participación del 18% en el índice de referencia Barclays Global Aggregate.

A pesar de que la sobreponderación aún repuntó después de las elecciones a medida que los diferenciales de crédito se ampliaron, la preferencia del fondo por sectores que supuestamente se beneficiarán de mayores tasas de interés y gastos de infraestructura, como los financieros y los bienes de capital, ha ayudado a la rentabilidad.

En general, el fondo cerró el mes pasado con una cercana al 1%, más o menos en línea con la media de su categoría Morningstar de Renta Fija Global Bond. Mirando hacia el futuro, el equipo dice que mantiene su sobreponderación en crédito, argumentando que los planes de la nueva administración americana hacen que los bonos corporativos sean un sector de mercado atractivo, mientras que también han añadido una participación del 4% en bonos indexados a la inflación en noviembre para beneficiarse del crecimiento esperado.

El Templeton Global Bond y el Templeton Global Total Return Bond, con Analyst Rating Silver y Bronze respectivamente, están entre los fondos de bonos globales más arriesgados clasificados por Morningstar. Las altas exposiciones en divisas de Michael Hasenstab, gestor principal de los fondos, y en ocasiones participaciones sustanciales en emisores menos líquidos, pueden llevar a que el comportamiento de los fondos sea drásticamente distinto del de sus competidores. De hecho, la apuesta del gestor respecto al yen japonés, que superó una exposición negativa del 40% en los dos fondos en noviembre, comparado con el índice de bonos del gobierno global de JP Morgan, que tiene aproximadamente 20% de exposición a largo yen, le ha permitido obtener una rentabilidad muy por encima de sus competidores desde octubre.

Como consecuencia de las elecciones del 8 de noviembre, el dólar subió frente al yen y frente al euro a medida que subía el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense. Eso fue una buena noticia para los fondos, que también tenían una exposición negativa en el euro del 40%, y terminaron el mes en el decil superior de su categoría. Hasenstab, que invierte teniendo en cuenta un horizonte de varios años, mantuvo las carteras relativamente estables en los días volátiles posteriores a las elecciones. Mantuvo las grandes posiciones fuera del índice de referencia en el peso mexicano, en más del 20% en cada fondo, incluso en los momentos de fuertes ventas en noviembre. A pesar de la retórica proteccionista de Trump, Hasenstab sostiene que la moneda mexicana sigue estando muy infravalorada teniendo en cuenta el potencial de crecimiento del país.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Títulos Mencionados en el Artículo
Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
PIMCO GIS Global Bond E Acc USD26,75 USD-0,28
Templeton Global Bond A Mdis USD19,23 USD-0,26
Sobre el Autor

Shannon Kirwin  is a fund analyst with Morningstar