Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.
Soluciones Morningstar
Formación ETF
Replicación Física vs Replicación Sintética
Replicación Física vs Replicación Sintética
Como la mayoría de instrumentos de inversión pasivos, los ETFs están diseñados para replicar las rentabilidades de un índice de mercado. La manera más sencilla de realizar esta tarea es a través de la replicación física donde el gestor del ETF simplemente compra los valores subyacentes del índice ya sean acciones, bonos o, incluso, lingotes de oro. Sin embargo, otro método utilizado frecuentemente para replicar a un benchmark es la replicación sintética en la que el gestor del ETF compra un contrato de swap con un banco de inversión que acuerda pagar la rentabilidad del índice a cambio de una pequeña comisión y de la rentabilidad del colateral mantenido en la cartera del ETF.
Replicación Física vs Replicación Sintética
El tracking error (o error de seguimiento) es el término utilizado para describir la desviación de la rentabilidad de la cartera de un ETF respecto de su índice de referencia. La mayor fuente de tracking error es generalmente las comisiones y las retenciones fiscales sobre los pagos de dividendo. Las restricciones en el peso de los títulos emitidos por un único emisor también pueden impedir al ETF replicar exactamente la distribución del benchmark. En algunos casos, especialmente con índices de renta fija o de acciones de mercados emergentes , el gestor del ETF utilizará una técnica de muestreo en la que las carteras no tienen algunos de los valores menos líquidos del índice sino que el gestor intentará replicar la cartera completa del benchmark a través de una selección acertada de valores y utilizando derivados. No todo el tracking error es negativo; los ETFs pueden prestar títulos a hedge funds u otras instituciones para su venta a corto y recibir en cambio una comisión.
Replicación Física vs Replicación Sintética
Los ETFs basados en swaps o de replicación sintética han ganado popularidad ya que permiten a los proveedores ofrecer la rentabilidad total de una cesta de acciones, incluyendo tanto la rentabilidad proveniente de la apreciación de la cotización como la rentabilidad procedente de la reinversión de los dividendos. La rentabilidad de los ETFs de replicación física basados en índices de acciones que incluyen compañías extranjeras diferirá muchas veces de la rentabilidad del índice debido a la retención fiscal sobre los dividendos que es sólo parcialmente reembolsada después de que los inversores presenten su declaración anual de impuestos.
Replicación Física vs Replicación Sintética
Aunque la replicación sintética elimina el tracking error y reduce el impacto de las retenciones sobre los dividendos, tiene el coste del riesgo de crédito de la contraparte. Debido a que sólo la solvencia del banco de inversión contraparte de la operación garantiza la rentabilidad de estos ETFs, los inversores deben sentirse cómodos con este riesgo. Los ETFs basados en swaps tratan de minimizar el riesgo de crédito mediante un colateral para pagar a los inversores en caso de quiebra del banco de inversión, y también mediante el uso de múltiples entidades como contrapartida.
Replicación Física vs Replicación Sintética
En el mercado europeo de ETFs la mayoría de proveedores utilizan el método de replicación sintética. Sin embargo, el mayor proveedor, iShares, suele utilizar la replicación física por lo que los inversores tienen la ventaja de poder elegir entre estos dos métodos en la mayoría de clases de activos, estilos de inversión y regiones.
Video de acompañamiento
Replicación Física vs Replicación Sintética
Esta diapositiva no tiene video de acompañamiento.